Logo BiomediKcal
gallery/whatsapp2
gallery/telephone-icon

Programe una Cita

"Nuestra comida debería ser nuestra medicina y nuestra medicina debería ser nuestra comida" Hipócrates

Nutrición Pre & Post-Quirúrgica

 

Está bien establecido y documentado que la desnutrición es un factor negativo independientemente asociado a complicaciones posquirúrgicas, mortalidad, prolongación de la estancia hospitalaria y, por tanto, mayores costes sanitarios. Además, la desnutrición a menudo se asocia a situaciones patológicas como cáncer, inflamación crónica o disfunción orgánica que incrementan el riesgo del acto quirúrgico1.

 

Los objetivos del soporte nutricional perioperatorio son minimizar el balance proteico negativo evitando la desnutrición; mantener la función inmunológica mejorando la recuperación del postoperatorio; acortar el tiempo de recuperación de la función intestinal y disminuir la estancia hospitalaria2.

 

En los últimos años se han propuesto muchos cambios en el manejo preoperatorio de los pacientes quirúrgicos con la finalidad de ayudar a una recuperación más rápida. Probablemente, la idea más revolucionaria ha sido el «fast track surgery» que ha hecho que las indicaciones clásicas del soporte nutricional se vean restringidas a un número cada vez menor de pacientes posquirúrgicos3.

 

La aplicación de estas nuevas prácticas es bastante heterogénea debido, probablemente, a que es un proceso que va más allá de la nutrición clásica y conlleva cambios en el abordaje anestésico, el balance hídrico, la analgesia, las técnicas quirúrgicas y el manejo del paciente en el posquirúrgico inmediato.

En este escenario, el soporte nutricional especializado se reserva a pacientes desnutridos con alto riesgo de sufrir complicaciones posquirúrgicas y que se identificarían por una pérdida de peso superior al 5-10% en los últimos 3 meses, valores de índice de masa corporal (IMC) bajo (≤ 18) o diagnósticos de enfermedad que cursan con alto grado de inflamación.

 

Ante una cirugía electiva programada, independientemente de la existencia de equipos de soporte nutricional especializado, el equipo de cirugía debe poder identificar la desnutrición con la finalidad de intentar prevenir aquellas complicaciones posquirúrgicas que se asocian con un mal estado nutricional. La identificación de estos pacientes puede hacerse aplicando herramientas básicas como test de valoración nutricional, escalas de valores de IMC, valores preoperatorios de albúmina o una combinación de ellas.  Tras la identificación de la desnutrición, la implementación de sencillos protocolos podría contribuir, en algunos casos, a la llegada del paciente a la cirugía en un estado nutricional más adecuado.  En cuanto al pre y postoperatorio, no se debe olvidar la idea de acortar el tiempo de ayuno tanto como sea factible. La recuperación de la vía digestiva es clave en la recuperación del sistema inmunológico y, por lo tanto, fundamental para la recuperación tras la agresión.  Por tanto, el equipo quirúrgico debe ser proactivo en la identificación de la desnutrición y en la utilización racional de la terapia nutricional.4

 

En BiomediKcal somos especialistas en nutrición clínica, podemos darle asesoría y soporte nutricional en la pre y post cirugía.